¡Felicidades! Has tenido a tu bebé y estás en pleno postparto. Es hora de empezar tu recuperación y con ello no me refiero a ir al gimnasio para “recuperar tu cuerpo de antes”, nada de eso. Para iniciar la recuperación de forma respetuosa con nuestro cuerpo,  debemos entender antes cómo funciona durante este periodo.

Unos días tras el parto te vas a casa con tu bebé y con tu visita con la matrona a los 10 días y, si todo va como se espera, otra visita tras la cuarentena para darte el alta. Pues bien, una de las primeras cosas a tener en cuenta es que el postparto no se limita a los primeros 40 días. La cuarentena indica el tiempo estimado que puede tardar el útero en involucionar, es decir, en volver a su tamaño y posición anteriores al embarazo. Generalmente eso se acompaña también del cese del sangrado vaginal. Pero, y aquí viene lo importante, a nivel de tejidos (fascias, ligamentos, músculos…) no te has recuperado todavía y, de hecho, te queda aún un largo camino que puede variar en función de si das pecho o no, de tu estado físico anterior, de lo deportista que seas o hayas sido, de tu alimentación, de tu genética…

Los cambios durante el embarazo se han ido produciendo de forma lenta y el cuerpo se ha acomodado al crecimiento de tu bebé poco a poco. El parto, en cambio, es un evento puntual que supone un cambio drástico y muy rápido al que tu cuerpo tiene que adaptarse también, pero necesita tiempo. Generalmente, en fisioterapia, hablamos de que el postparto son de 9 a 12 meses tras el parto, aunque hay profesionales que consideran que puede alargarse hasta los 3 años.

En cuanto a recuperación del suelo pélvico postparto podemos hablar de varias fases:

1º Postparto inmediato: la cuarentena.

Durante esta fase prima el descanso por encima del resto de cosas que podamos hacer. Tanto si el parto ha sido vaginal como si ha sido por cesárea, las primeras 3 semanas, se recomienda mantener posiciones horizontales más que pasar horas sentadas o de pie y tratar de cargar el mínimo peso posible (el del bebé y poco más). En esta fase los tejidos están recuperándose el “trauma” del parto, baja la inflamación y la cicatrización está a pleno rendimiento, pero los tejidos aún son vulnerables a sobreestiramientos ante fuerzas mal gestionadas o muy repetitivas. Además, algunas de las molestias que pudiste sentir al final del embarazo te acompañarán un poquito más todavía, sobretodo a nivel articular, y a esto se le añade el hecho de que al inicio puede que tengas puntos, que sientas molestias en periné, lumbares, pubis, mamas…

En este período hay que prestar especial atención a la alimentación y la hidratación. Procura beber mucha agua y comer de forma equilibrada para evitar el estreñimiento.

2º Postparto más tardío: el primer año

Una vez pasada la cuarentena recomendamos realizar una valoración de suelo pélvico con una fisio especializada. Ella podrá guiarte en tu recuperación tanto de suelo pélvico como de abdomen y te indicará qué ejercicios puedes ir haciendo, cómo hacerlos y, más importante todavía, cómo ir progresando hasta conseguir vuestros objetivos.

Si tienes una cicatriz, tanto si es una cesárea como si se trata de una episiotomía o un desgarro, debe ser tratada para evitar adherencias importantes que restrinjan el movimiento del tejido y puedan ocasionar tensiones musculares o molestias a nivel sexual.

A medida que pasen los meses (si das pecho o no esto puede tardar más o menos), tu cuerpo irá regulándose a nivel hormonal y eso le permitirá ir recuperando tono y masa muscular. Es normal que sigas viendo “barriguita de embarazada” cuando te mires al espejo, especialmente al final del día. Tu fisio de suelo pélvico puede ayudarte a recuperar la funcionalidad de tu faja abdominal y suelo pélvico.

3º Postparto a partir del primer año

Muchas mujeres en esta fase empiezan a sentirse más como “ellas mismas”. Aunque algunas pueden presentar todavía molestias o síntomas de suelo pélvico relacionados con el parto o el postparto.

Recuerda que tener dolor en las relaciones sexuales no es normal, así como tampoco lo es el que se escape orina ante esfuerzos o que debamos correr al baño para no mojarnos. Sea como fuera, si no has tenido ocasión de hacerlo antes, una visita a tu fisio de suelo pélvico puede ayudarte a acabar de recuperarte y a mejorar tu salud abdominopélvica estés en la fase en la que estés. Nunca es tarde para aprender a cuidar tu suelo pélvico.

Así pues, las claves para favorecer la recuperación de los tejidos (y del suelo pélvico) en el postparto son:

  1. Alimentación saludable y una correcta hidratación, sobretodo si das pecho.
  2. Evitar el estreñimiento.
  3. Realizar una valoración de suelo pélvico tras la cuarentena.
  4. Asesorarte con tu fisioterapeuta de suelo pélvico sobre qué ejercicios hacer, cómo y cuándo empezar a hacerlos.
  5. Mirarte al espejo con mucho AMOR y cariño. Tu cuerpo ha obrado un milagro y se merece mucho respeto y paciencia.

 

 

*Recuerda que tienes disponible el Pack de Contenido Exclusivo Postparto Inmediato donde encontrarás un ebook con todo lo necesario para ayudarte en tu recuperación durante esa primera fase, además de una clase online de ejercicio adaptado, un menú revisado por nuestra Nutricionista y otros contenidos exclusivos. Puedes verlo clickando aquí.

¡No te lo pierdas!

Estamos trabajando para crear contenido online exclusivo para ti (videos, clases...). Si quieres ser de las primeras en enterarte de las novedades al respecto, déjanos tu email.

Prometemos no enviar nunca spam. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *